Mísia degusta un manjar sonoro lleno de “Delikatessen”

misia_05_CB-AragaoEs seguramente la voz más ecléctica del fado portugués. Ahora, a las puertas de la madurez, ha decidido sentarse en la butaca de un modesto café-teatro donde regalarnos algunas de sus canciones favoritas. Con el alma desnuda en el escenario, desprovista de cualquier artificialidad, Mísia se arropa tan sólo de su voz cálida y las notas delicadas del piano del maestro italiano Fabrizio Romano, para presentar su último trabajo discográfico: “Delikatessen Café Concerto”.

El repertorio funciona como una comida mágica y caótica en la que podemos saborear algunas de las canciones que adoro, originarias de diferentes culturas, épocas o géneros, pero que proporcionan sensaciones de una esencialidad y de un gusto musical muy fuerte.” Así define la portuense un trabajo en el que combina temas en tres idiomas (portugués, español y francés), y para el que se ha rodeado de algunos amigos como Adriana Calcanhotto (Que será), Ramón Vargas (Contigo aprendí) o Iggy Pop (Chanson d’Helène), entre otros.

De este exquisito menú degustación o “manjar sonoro” que ella mismo define, destacan también pequeñas joyas como el precioso “Oblivion”, “Estación de Rossio”, la pícara “Agua que no has de beber” –homenaje a Sara Montiel–, o el sobrecogedor “Nanas de cebolla”, con el que Joan Manel Serrat y Alberto Cortez musicalizaron el poema de Miguel Hernández.

discoDelikatessenRegreso a España

La producción, meticulosamente cuidada incluso en el grafismo del libreto que la acompaña, incluye boleros, tangos y fados, en lo que pretende ser una receta para los grises tiempos que nos acechan. “Estaba un día pensando en la crisis y en las neveras vacías y, como soy bastante trágica, me acordé de Chaplin comiéndose su bota. Lo hacía con el estilo que creo que no hay que perder nunca, pase lo que pase, y pensé que yo no me iba a comer mis zapatos, que iba a hacer un menú de canciones, pero que lo iba a hacer con glamour.”

Hija de padre portugués y de madre catalana, artista al igual que su abuela, Susana Maria Alfonso de Aguiar pasó gran parte de su juventud entre Barcelona y Madrid. No es de extrañar que eligiera el Teatro El Molino barcelonés, donde hizo sus primeros pasos en el mundo del cabaret, para presentar el disco a finales del pasado año. Ahora regresa a España para ofrecer tres únicos conciertos en Segovia (14 de marzo), Getafe (21 de marzo) y Bilbao (23 de abril).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s